Translate

 

Comité de productores
Proyecto FORFAGRO
Miércoles, 22 Noviembre 2017 21:22

DIACONIA Aniversario 36 Años de vida institucional

IMPACTO DE LA FRUTICULTURA EN LA VIDA DE LAS FAMILIAS CAMPESINAS

La diversificación de cultivos es un principio de la Agricultura Ecológica que DIACONÍA ha instaurado en las chacras de las familias campesinas. Con esa orientación, en la década de los noventa, DIACONÍA empieza a promover las plantaciones frutícolas en las comunidades localizadas en cuencas hidrográficas con valles interandinos situados generalmente entre los 800 a 2,000 metros sobre el nivel del mar.
Es oportuno citar que los ingenieros y técnicos especialistas en el cultivo de frutales, detentan la oportunidad de recorrer compartiendo conocimientos con agricultores/as asentados en las Cuencas de:
Río Casma
Localidades de Casma, Yaután y Pariacoto, siendo los años 1,990 – 2,000 los de mayor trajín.
Río Nepeña
Caseríos de Jimbe, Moro y Nepeña. La intervención se dio entre los años 1,995 – 2,000.
Río Marañón
Poblados de Celendín-Cajamarca (José Gálvez, Chumuch, Cortegana y Miguel Iglesias) especialmente en los años 1,993 – 1,998.
Comunidades o caseríos de Huamalíes y Dos de Mayo -Huánuco (Llata, Chavín de Pariarca, Jacas Grande, Quivilla, Marías y Chuquis) que tuvieron su auge en los años 2,005 – 2010.
Río Huallaga
Zonas de Umari, habiendo tenido inicio en el año 2,015.

Han sido muy distintas las circunstancias y condiciones que han posibilitado la evolución, expansión, por último el afianzamiento de las distintas plantaciones frutícolas en los predios de las familias.
Por citar entre otros, antes del impulso de plantas frutales las familias del campo se dedicaban por lo común a la siembra de granos andinos e introducidos (maíz, quinua, trigo, cebada) así como tubérculos (papa, oca, mashua, olluco)
Pese a que las comunidades de la sierra donde DIACONÍA ha priorizado su intervención, con pisos que se orientan hacia la costa o hacia la selva, teniendo condiciones óptimas para ciertas especies como el palto, manzano, durazno, granadilla; con escasas excepciones, en su mayoría las familias agricultoras no se dedicaban decididamente al cultivo de estas especies frutícolas. Otro factor que ha motivado al agricultor a hacer un cambio en su cédula de cultivos es el apoyo que su comunidad ha recibido para el mejoramiento de sus canales de riego, posibilitando contar con agua de riego durante todo el año y no solamente en épocas de lluvia.
El palto
Las mayores áreas se encuentran en las Cuencas del Río Casma y Nepeña, sin embargo también las familias de Celendín han impulsado este frutal. Los productores de palto manejan todas las fases del cultivo, desde la instalación del vivero usando un “patrón”, plantación en terreno definitivo, abonamiento, poda, injerto, control fitosanitario, cosecha, almacenamiento. Por último el mercado. Las mayores áreas están injertadas con las variedades “Hass” y “fuerte”.
Manzano
El patrón empleado fue el membrillero sobre el cual se injertaron las variedades: “San Antonio”, “Delicious”, “Israel” y “Royal Gala”. Es posible encontrar buenas plantaciones en chacras de Jimbe, Nepeña, Moro, Yaután y Pariacoto.
Es posible encontrar buenas plantaciones en las chacras de situadas en Jimbe, Moro, Yaután, también en Pariacoto.
Durazno
Con fondos donados por FINCHURCHAID, Diaconía promovió inicialmente este cultivo importante en Huamalíes y Dos de Mayo a partir del año 2,005.
Utilizando como “patrón” la variedad “Okinawa”, se han plantado durazneros con las variedades “Huayco rojo” y “Huayco amarillo”.
Granadilla
Desde el año 2,015 este frutal se suma a la lista de especies que Diaconía promociona como parte de la diversificación de cultivos. Principalmente las plantaciones se están realizando en Umari.

Logros resaltantes
Los frutales como el palto, manzano, durazno y granadilla; contribuyen a complementar la alimentación de las familias campesinas.
La demanda asegurada de estos frutales en los distintos mercados del Perú, permiten mejorar los ingresos económicos de las familias.
El sistema de cultivo orgánico, es integral porque permite el uso eficiente del agua, es compatible con el medio ambiente debido a que no se usan peligrosos agroquímicos. La cobertura vegetal con cercos agroforestales y las plantaciones en terrazas reduce la erosión de suelos.

Máximo Contreras Lobato

Asociado

 

 


Jr. Gral. Orbegoso 728, Breña, Lima 5, PERÚ                telefono (511) 423-5245 •  423-4796                       central@diaconiaperu.org